Yo Soy la Luz es un manual de autosanación. Un compendio de herramientas para acceder a la FELICIDAD, que ya ha ayudado a numerosas personas, que se encontraban en situaciones muy críticas, y que gracias a ellas han conseguido sanar y ser mucho más felices.

Es un libro sanador para la sanación emocional. Ha sido creado para sentir cada una de sus letras, y dejarse guiar por ellas. Es de gran utilidad para aquel que se aventura a leerlo, no solo por su contenido sino por la frecuencia vibratoria de sus palabras.

La autora recomienda que si lo deseas, al leerlo, intentes sentir lo que estás leyendo y descubrirás que estás recibiendo más información de las que ofrecen a simple vista las palabras reflejadas en él, un gran paso para la sanación interior.

Este libro es una auténtico descubrimiento que te conducirá a uno de los viajes más increíbles que puedas realizar, que no es otro que llegar a lo más profundo de tu ser y así poder conectar con todo el potencial interior y sabio que todos tenemos para nuestra autosanación y conseguir una sanación holística.

Habla de los juegos del ego para encubrir tu verdadera identidad. De cómo malgastamos nuestra energía enfocándonos en lo externo cuando ello no es más que un fiel reflejo de nuestro interior.

Indica precisamente como hacer cambios profundos en tu interior y observar como a través de ello, cambia todo nuestro entorno, toda nuestra vida.

Muestra con ejemplos como efectivamente el poder de cambiar nuestra existencia reside en cada uno de nosotros y te enseña a cambiar la actitud victimista por la de poder, a sustituir los sentimientos de culpa tan inculcados en nuestra sociedad, por los de inocencia.

Te enseña como el miedo y el dolor no existen, y como puedes experimentar precisamente su inexistencia.

Su propósito es el de ayudarte a sentir tu elevada naturaleza espiritual a través de ejercicios de autoaplicación y sesiones con pacientes que también dudaban de ser algo más que un cuerpo físico y que pudieron experimentar su esencia espiritual, sencillamente a través de una inofensiva sesión de psicoterapia.

En definitiva, el libro te lleva de la mano para que conectes con la verdad de tu esencia y la de la humanidad. A medida que apliques los ejercicios que te recomienda el libro, podrás descubrir quién eres en realidad, y el resultado te sorprenderá gratamente.

El objetivo de YO SOY LA LUZ, podría resumirse en una frase: Te impulsa a elegir SER quien ERES, pues solo la VERDAD te ayuda a RECONOCERTE y te hace LIBRE. Accederás sanación emocional y sanación interior.

COMPRAR LIBRO, RELLENA EL SIGUIENTE FORMULARIO

Este libro es un auténtico despertar espiritual y sanación

Llevó más de 15 años tratando a personas con dolencias psíquicas, al principio lo hacía utilizando las herramientas, que la psicología convencional utiliza para la curación de la persona.

A lo largo de los años he podido probar numerosas herramientas, y sin duda después de este caminar, ayudando a muchas personas a sanar, he llegado la conclusión de que hay una que siempre funciona, que no es otra que trabajar el despertar espiritual de la persona, que lleva a su sanación y por extensión a su felicidad.

En estas conferencias doy una serie de consejos que ya han funcionado con numerosas personas, tanto las que yo he podido trata en mi consulta, como la que otros compañeros míos han utilizado también en sus consultas. Sin duda son de una gran potencial.

El despertar espiritual supone tomar consciencia de lo que somos, seres de luz con una gran potencial para hacer lo que nos propongamos, quizás cuando nos olvidamos de este gran talento que todos tenemos es cuando enfermamos.

La sanación está garantizada siempre que tomemos consciencia de lo que somos, seres espirituales viviendo una experiencia terrenal y no al revés.

El despertar espiritual supone un camino cuya meta final es la felicidad plena, para ello tenemos que pasar una serie de procesos o mecanismos de liberación, que supone romper creencias limitadoras que frenan nuestra capacidad intelectual y espiritual. Al romper estas creencias, iniciamos un proceso de sanación sin vuelta atrás.

Este despertar espiritual contribuye a una sanación energética en todos los campos energéticos de la persona, es decir, mente, cuerpo y espíritu. En definitiva una sanación holística con la correcta gestión de las emociones y pensamientos

Algunas de estas creencias limitadoras son productos de la educación que hemos recibido, conceptos como la culpa o el miedo han funcionado en nuestra cultura occidental para organizar las sociedades, no sin producir gran cantidad de enfermedades, sobre todo de carácter psíquico.

En el libro “Yo soy la Luz. Manual de autosanación” pretende tomar consciencia de todo ello, para transmutarlo y liberarnos de los conceptos anteriores, es decir, realizar un despertar espiritual que nos llevará a nuestra sanación.

Somos responsables de lo que hacemos, nunca culpables, siempre lo hacemos lo mejor que sabemos y el proceso de crecimiento personal consiste en aprender para hacerlo mejor la próxima vez.

El miedo nos debilita y nos hace creer como dementes que podemos ser agredidos en cualquier momento, eso nos hace estar en un continuo estado de alerta, que nos agota y por extensión nos puede hacer enfermar.

El perdón es la clave para transmutar muchas de estas cuestiones, si bien en las conferencias impartimos muchos conceptos para el despertar espiritual y la sanación.

En el libro damos unos pequeños ejercicios o herramientas cuya finalidad principal es que la persona puede acceder a su parte más interior o subconsciente para empezar a realizar lo que algunos denominan como la sanación espiritual del alma, es decir, una sanación profunda a todos los niveles, que nos permite crecer y sanar de forma extraordinaria.

Testimonio de sanación emocional y autosanación holística

Quiero narraros uno de los casos más recientes que he tenido en consulta en el que un paciente conectó físicamente con su luz. Se podría decir que por unos instantes hizo coincidir su cuerpo físico con su verdadera esencia divina, de ahí lo espectacular y maravilloso de la experiencia.

Ha habido más casos en terapia, pero este es el más reciente y dado que siento que al leerlo pueda ayudarte a tomar conciencia de quien en verdad tu eres, he estimado pertinente incluirle en este artículo.


Paso a narraros el caso de Gerardo, una de esas personas que ha conseguido experimentar su verdadero yo a través de su cuerpo físico:

Gerardo

53 años. Es abogado y desea trabajar su rabia. Dice que en ocasiones se carga de mucha ira y no puede evitarlo. Desea sanar esa parte para sentirse más feliz, en definitiva conseguir una sanación espiritual.

Le pido que se proyecte hacia un camino. Lo describe como una pradera, con mucha hierba. Se siente tranquilo.

Continúa caminando y se encuentra con un edificio elaborado de madera y piedra. Frente a su puerta siente malestar en el estómago. A partir de ahí lo ve todo oscuro sobre todo en lo que se refiere a su sanación interior.

Le voy dando alternativas para deshacer el bloqueo y que pueda conectar con lo que hay al otro lado, pero él repite en varias ocasiones: no veo nada.

En determinado momento le pido a su Yo Superior que le de alguna herramienta para trascender ese obstáculo y le llega un martillo.

Le digo: ¿quieres romper con ese martillo la pantalla que te separa del otro lado?, y de pronto se queda callado y dice con rotundidad: no, en realidad no quiero ver.

Le pregunto si tiene algún malestar asociado con ese no, y me dice que en el estómago. Entonces, comenzamos a hablar con esa sensación, cuya información nos decía que estaba hecha de miedo. Le ayudamos a sentirse segura hasta que en un momento determinado dijo con firmeza, ahora sí quiero. Le pregunto: ¿te sientes preparado? Y me responde con rotundidad: Sí.

Entonces me cuenta que de un solo golpe, la pantalla se desmorona y empieza a ver una luz entre blanca y amarilla.

Empieza a sollozar emocionado, repite: hay mucha luz, es, es…… En determinado momento le viene la imagen de su mujer, y le pregunto: ¿hay algo que necesitas decirle a ella?

Y se echa de nuevo a llorar diciendo: sí, perdóname por favor, te amo. Le pregunto: ¿qué hace ella?

Y responde: me sonríe y me abraza.

Pero siento que no está recibiendo ese abrazo, así que, le digo, si ella te ha perdonado, permítete ser perdonado y entonces hace un gesto como de llenarse de algo, mientras inspira diciendo AHHHHHH!!!!! Y dice: es increíble me estoy llenando de amor, se estaba produciendo una auténtica sanación espiritual.

A partir de ahí, le empezaron a llegar las imágenes de seres queridos con los que tenía algo pendiente y les fue perdonando y pidiendo perdón uno a uno. Cada vez que perdonaba a una de esas personas, volvía a hacer la misma exclamación que con su mujer. Decía llenarse de amor y de luz.

Yo le iba indicando: sí te estás vaciando de lo que no eres y has creído ser para llenarte de ti, porque tu eres Amor Incondicional. Y él repetía: sí yo soy amor, si yo soy luz. Me están diciendo que yo soy esto, y que yo soy el todo. A medida que me entra más luz me llega información.

Entonces yo le repetía, sí la información es luz y tu eres luz. Tu eres eso que estás experimentando. Ahora estás recordando quien eres en verdad.

Estaba tan emocionado y tan lleno de esa elevada frecuencia de Amor, que me decía: Virginia, yo necesito transmitir esto, quiero que me toquen para que todos se contagien de esta alegría, me siento pleno, feliz. Ya nadie me va a poder negar lo que soy porque lo estoy sintiendo en mí.

¡Madre mía, me sigo llenando!, se estaba produciendo una total sanación holística.

Cada vez que perdonaba a alguien o algo de sí mismo, le entraba más luz, más de su propia luz. Y decía: esto es maravilloso, pero es difícil explicar con palabras, hay que sentirlo, experimentarlo.

Me decía una y otra vez: amo a todos, sin excepción, sin condiciones. ¿cómo me he podido creer algo que no soy? Ahora se lo que soy.

Su cuerpo empezó a vibrar y seguía canalizando más y más luz.

Cuando terminamos la sesión le costaba incluso moverse, porque su cuerpo seguía vibrando. Le pedí que se tomara su tiempo, pues el cuerpo es demasiado denso y necesita tiempo para asumir una vibración tan elevada, su cuerpo había realizado una auténtica autosanación y sanación espiritual.

Al día siguiente, me llamó y me comentó que se sentía diferente, mucho más tranquilo, incluso como si hubiera crecido, porque se sentía más grande.

Decía que había empezado a ver las cosas con menos dramatismo, que ahora lo relativizaba todo, porque nada de eso era realmente grave, ahora había tomado consciencia de su Luz, y del Amor Incondicional que habita en él, por lo que el miedo no tenía sentido en su vida, incluso había perdido completamente el miedo a la muerte y sin miedo tampoco es necesario defenderse de nada, luego la ira empezó a dejar de tener sentido en su vida.


Sanación espiritual

Consiste en realizar un trabajo personal, a través de ejercicios o prácticas, que van a implicar un cambio de conciencia, que influye a nivel subconsciente en todo nuestro organismo, de ahí el término de sanación espiritual del alma.

En esta web te damos varias herramientas o utilidades para poder realizar este proceso, por ejemplo el libro “Yo soy la luz. Manual de autosanación”, donde analizamos de forma sencilla herramientas que van a contribuir a todo esto.

También ayudamos a lo anterior con ayuda de un terapeuta, tanto a nivel energético gracias a la reconexión, o un nivel más sanador con las regresiones a vidas pasadas.

Muchos estudios ya han demostrado que pensamientos y emociones generan una química que influye en nuestro cuerpo físico.

La influencia puede ser positiva o negativa, depende de que lo hagamos, de ahí que un trabajo espiritual va a hacer que esta influencia sea positiva con la finalidad de mejorar nuestro bienestar y felicidad.

La sanación espiritual trabaja ese concepto tan etéreo que es el alma.

Quizás para los escépticos podríamos definirlo como esa inteligencia superior que mueve muchos de nuestros actos, por ejemplo, tenemos un corazón que se mueve solo, nuestros pulmones también lo hacen sin ser conscientes.

Hay algo o alguien que dirige todo lo anterior, una especie de inteligencia superior, gracias a la sanación espiritual del alma, accedemos a esa sabiduría superior para ponerla a nuestro favor.

La sanación espiritual realiza una serie de prácticas para cambiar nuestra percepción de todo lo que nos rodea, ser fluidos y abiertos, quizás ahora estés leyendo este artículo, tomate una pausa de cinco minutos, haz cinco respiraciones profunda, cierra los ojos y verás como empezaras a percibir cosas que no te habías fijado anteriormente.

Enhorabuena ya tienes toda la sabiduría suficiente para comenzar con tu sanación espiritual del alma, si no fuera así, también te doy la enhorabuena, ya eres consciente de que puedes realizar un cambio para percibir nuevas cosas.

Todos tenemos una tremenda capacidad para conectar con nuestra alma o espíritu, solo necesitas una cosa, empezar a querer a hacerlo. El viaje es tremendamente maravilloso, el destino no es otro, que tu verdadero ser, apasionante verdad.

La sanación espiritual trabaja con técnicas como la meditación, también con modernas técnicas de sanación, ya sean energéticas o más relacionadas con la psicología o crecimiento personal.

En el libro “Yo soy la luz. Manual de autosanación” hemos intentado recoger todas estas herramientas, que llevamos utilizando durante años para sanar a otros, y unirlas para crear un todo que ayude a las personas.

Siempre llegamos a una conclusión que nos ha dado la experiencia de tratar a tantos pacientes, cuando la persona empieza a interesarse por temas espirituales o su verdadero interior, el paciente empieza a sanarse de forma rápida, como si todos los males desaparecieran por arte de magia.

Nuestra sociedad actualmente sufre de un excesivo materialismo, donde solo creemos o percibimos aquello que podemos ver, o quizás sentir de una manera consciente.

Eso no quiere decir que lo espiritual no exista, como ya experimentamos al cerrar los ojos, podemos percibir muchas cosas, que se nos escapan habitualmente.

Constituye un primer paso para poder conectar con lo que llevamos dentro, y por supuesto para adentrarnos en la sanación espiritual del alma.

Dicen que una buena manera de conectar con la sanación espiritual del alma, es cuando encontramos el estado alfa en el sueño, las ondas cerebrales son diferentes, y accedemos al mundo de los sueños, o quizás a lo que algunos denominan otros mundos o realidades, dicen que en ese estado nuestras capacidades o habilidades se multiplican hasta el infinito.

Una manera muy fácil de conseguir este estado alfa es gracias a la meditación, que no es otra cosa que conseguir un estado alterado de consciencia sin entrar en el sueño, huelga decir los numerosos estudios, que hablan de lo beneficioso, que es este estado para nuestra salud en todas sus dimensiones.

Los estudios que demostraban lo beneficioso de la meditación o lo provechoso que es empezar a trabajar con la psique del ser humano, han hecho que surjan disciplinas como la Psiconeuroinmunología, que se encarga de estudiar como nuestra mente repercute en nuestro organismo, un primer paso para adentrarnos en la sanación espiritual del alma.

Algunos estudios establece que determinadas moléculas como los Neuropéptidos son necesarios para formar los tejidos celulares, fundamental para que nuestro organismo esté sano.

La fabricación de estas moléculas está muy condiciona por los pensamiento de la mente, es decir, de nuestro estado mental.

De lo anterior, se deduce que pensamientos positivos repercuten favorablemente en la generación de estas moléculas, en cambio, estados alterados de la mente puede ser muy peligrosos al mermar la generación de estas moléculas.

La sanación espiritual del alma actúa en los campos del ser humano, el espiritual, mental, emocional y físico.

Esta sanación nos permite conectar con lo que somos realmente a nivel espiritual, o con la fuente primaria que todo lo puede, que no es otra cosa que el amor incondicional. También a nivel mental nos hace crear pensamientos muy positivos, que repercuten sobre la química de nuestro cuerpo, ayudando a crear sustancias o moléculas que mejoran nuestra salud y nivel inmunológico.

Las emociones, gracias a la sanación espiritual del alma, son más positivas, ya que se basan en la plena aceptación de lo que somos, con gran seguridad y humildad en todas nuestras capacidades. Esto contribuye a que nuestro cuerpo físico esté en plenitud.

La sanación espiritual del alma la podemos trabajar, a nivel más terapéutico, con las regresiones a vidas pasadas, así como de la reconexión para conseguirlo, complementado siempre con otras herramientas muy potentes.

Para acceder a la sanación espiritual del alma, no hace falta ser creyente de ninguna religión, simplemente tener la certeza de querer sanar a todos los niveles.

Tampoco ninguna práctica religiosa es incompatible con realizar este trabajo de sanación espiritual, salvo trabajar emociones o sentimientos negativos que algunas religiones pueden habernos inculcado, tales como la culpa o la violencia.

Como dijo una vez un sabio anciano, somos auténticos maestros y lo que es peor nos esforzamos cada día en serlo más, en vivir tremendamente mal, la sanación espiritual del alma nos ayuda a romper este bagaje.

Sanación holística

Está comprobado que el cerebro manda ordenes e incluso sustancias químicas a las partes físicas de nuestro cuerpo, y generalmente son las emociones las que generan este tipo de reacciones químicas en el cerebro, que afectan a nuestra parte física.

Se puede afirmar sin equivocarnos, que los pensamientos inciden de forma palpable en nuestro cuerpo. De ahí que las emociones sea algo importante cuando hablamos de salud.

Las emociones pueden aumentar el nivel de determinadas hormonas, como el cortisol o adrenalina, también influye en nuestro ritmo sanguíneo, por lo que se hace necesario que las emociones se gestionen de forma correcta.

No solo nuestro cuerpo debe estar en armonía, también nuestros pensamientos y emociones, por lo que se crea el concepto de sanación holística.

Los pensamientos, emociones y partes físicas de nuestro cuerpo deben estar en equilibrio, es decir, en sanación holística, que es lo que enseñamos en nuestras conferencias, tratar las emociones y pensamientos para que tenga una repercusión positiva en nuestro cuerpo físico y

La sociedad actual tiene un ritmo de vida bastante acelerado, todo ocurre de manera muy vertiginosa, algunas veces nuestros pensamientos y emociones se mueven de una manera muy rápida lo que obliga a nuestro cuerpo físico a un alto nivel de exigencia, que puede llegarle a enfermar.

Por eso la sanación holística surge para que sepamos gestionar de forma correcta emociones y pensamientos, en armonía con nuestro cuerpo, eso hará que estemos sanos siempre.

Actualmente tenemos unos niveles muy altos de estrés, por lo que es buen momento de afrontar una sanación holística, que no es otra cosa que trabajar un cambio interior o despertar espiritual para que tengamos mejor salud y por extensión alcancemos nuestra felicidad.

Emociones positivas como la compasión, el amor y la bondad generan sustancias químicas que suelen tener un efecto muy positivo sobre nuestro bienestar, es decir, remarca de forma positiva la sanación holística.

Además algunos consideran que este tipo de emociones nos abren la puerta a una sabiduría interior, lo que podría denominarse como un auténtico despertar espiritual.

Todas estas sensaciones químicas producidas por una sanación holística inciden en nuestro sistema inmunológico de manera muy positiva, ya que lo potencia, así algunos estudios certifican que un estado meditativo de paz y tranquilidad estimula la glándula del timo, que es una gran productora de anticuerpos ante factores patógenos.

Además los estados correctos de sanación holística influyen positivamente, frenando el envejecimiento de nuestro cuerpo.

La sanación holística estable que cuanto más mejoremos nuestras emociones, mejor serán las ordenes que nuestro cerebro mande a sus órganos principales tales como el corazón, pulmones o hígado



300x600